UNTRANVÍA LLAMADO DESEO

En Un tranvía llamado deseo Blanche Dubois dice: “Siempre he confiado en la amabilidad de los desconocidos”, algo que como cuenta en sus Memorias le pasaba mucho a Tennessee Williams: “En realidad era cierto. Yo había confiado siempre en esa amabilidad, y rara vez me había defraudado. De hecho, me atrevería a decir que los desconocidos, las amistades fortuitas, me han demostrado más generosidad que los amigos… lo cual no dice mucho en mi favor”.

 

 

Así me pasó hace poco con una persona hasta este mágico momento, desconocida. Me cautivó su deseo de liberación, de salir de la cárcel de un hogar donde prevalece la autoridad del marido. Y fue lo suficientemente generosa para prestar atención a mi discurso.

 

 

A v eces, la casualidad va más allá. Se llega a compartir otro momento gentil con esa bella y sonriente serena sirena que inopinada y casualmente apareció en el livngroom de livingstone y la piedraviva se torna movediza y la halla en un mensaje de su correo y para su sorpresa allí está, otra vez, present, creando expectativas.Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: