UN LADRÓN METIDO A “EDITOR”

Fernando Valdés no utiliza la violencia física para robar los libros ajenos. Simplemente, engaña.
–Me llevo tus libro de Prieto y te los regreso con pasta y bien encuadeernaditos, te dice melosamente.

Aseguró falsamente que colaboraría con la publicación de la ilustre EDITORIAL ACADEMIA LITERARIA, ENCUADERNADO LOS EJEMPLARES Y DISTRIBUYÉNDOLOS EN LIBRERÍAS, en una coedición fraternal, con el propósito de dar a luz la obra del notable héroe mexicano.

Este siniestro personaje está siendo investigado por la Procuraduría de Justicia como presunto autor intelectual de un asalto a mano armada cometido por delincuentes en un tramo de la carretera principal de Cuernavaca, en la que por poco y pierdo la vida, hace unos días.

Con sendas actas de denuncias en un par de agencias del Ministerio Público, hace aproximadamente un mes nos presentamos en sus oficinas para reclamar la devolución de los libros sustraídos de mi domicilio y nl sólo se negó a recibir a mi abogado sino que amenazó con mandar pelafustunes a golpearrnos.

Fernando Valdés ha estado preso por haber cometido fraudes en contra de autores a los que despojó de sus obras y derechos de autor.
Inexplicable e impunemente opera desde un bunker en la Colonia San Rafael, donde está encerrado a piedra y lodo, tras rejas manejadas por violentas cancerberas y un grupo de ex`presidiarios que él afirma que ha rehabilitado convirtiéndolos en impresores. Asimismo, maneja una imprenta en el Penal Norte de la Ciudad de México, a donde entra como Juan por su casa.

También dice que es “editor”.

Ha llevado a la quiebra a una editorial española “Plaza” que alcanzó prestigio como Plaza y Janés. Ahora, en medio de una crisis económica que es consecuencia de sus malos y sucios manejos comete toda clase de abusos de confianza y fraudes en contra de presuntos autores a los que ha engañado prometiéndoles que publicará y difundirá su oba si le “ayudan” a resolver un verdadero nudo gordiano de deudas a encuadernadores, libreros e investigadores a los que ha estafado.

En realidad cobra servicios de imprenta a cándidos escritores.
En verdad pide dinero a sus víctimas con la promesa de publicarles sus mamotretos y se queda con lo hurtado. Nunca aparecerá la obra.
Es su método. A Jorge Sharouf le robó 40 mil pesos parra dizque publicarle “ANDREA”.
Esa acción ha causado graves daños sicológicos en Jorge el Vigía.Trastornos producidos por la decepción, la frustración y el desencanto de quien creía que pronto vería su libro en los aparadores de librerías.

La obra nunca vio la luz.

A mí me quitó cien ejemplares de VIAJES DE ORDEN SUPREMA editados por mi padre,crónica del gan escritor, poeta y estadista de la Reforma, GUILLERMO PRIETO y se niega a devolverme los ejemplafes que se robó, llevando consigo a un chofer de taxi, metiéndolos en la cajuela y nunca más volví a ver esos importantes ejemplares.

El robo es un delito contra el patrimonio, consistente en el apoderamiento de bienes ajenos, con la intención de lucrarse, empleando para ello fuerza en las cosas o bien violencia o intimidación en la persona. Son precisamente estas dos modalidades de ejecución de la conducta las que la diferencia del hurto, que exige únicamente el acto de apoderamiento.

La mayor peligrosidad del robo, por el uso de esta fuerza o intimidación, justifica que la pena sea superior a la que se establece por el hurto.

Dentro del robo hay dos modalidades distintas, una que se distingue por el empleo de la fuerza en las cosas y otra por la violencia o intimidación en las personas.

El primero es aquel en el que se utiliza una fuerza, una violencia para acceder al lugar donde se encuentra la cosa. En ocasiones, también se definen como robo aquellas acciones en las que, a pesar de no mediar fuerza o intimidación, existe algún otro elemento que lo distingue del mero hurto. Por ejemplo, es posible definir como robo a aquel que se produce mediante el uso de una llave falsa o ganzúa. Esta aplicación se hace por la similitud entre la utilización de una llave falsa con la fuerza que se puede emplear para romper esa barrera (la puerta) que protege del robo.

Foto de Livingston Vaught.
Foto de Livingston Vaught.
Foto de Livingston Vaught.
Foto de Livingston Vaught.
Foto de Livingston Vaught.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: