La vida no es lo que nos sucede cada día. 

 Más bien la vida es lo que recordamos. Lo que contamos. Cómo lo narramos. Y, finalmente, la vida es lo que escribo aquí diariamente

Todo esto será tan efímero como escribir en la arena. 


Los libros se pierden, se destruyen, les entra polilla, se deshojan, se humedecen.Ratas y larones saquean las bibliotecas. Finalmente, ya no se produce papel para evitar la desforestación.
.

Toda la tecnología está condenada a caducar.


Programas, hardware, software, se tornan obsoletos casi de inmediato.Laptops, PC´s desaparecen.

Se hicieron miles de filmotecas. De repente los aparatos para grabar y ver dejan de fabricarse.

Contenedores y contenidos, como la cámara de película, las transparencias, los proyectores, los films de 8, 16 y 32 mm.  son instrumentos cevernícolas.

¿Qué decir de los discos de 78 revoluciones y de 45 y los fonógrafos.., etcétera.

 
Si los papiros, los rollos, la estelas en piedra, los jerogíficos y murales pueden aún descifrarse con ayuda de arqueólogos, historiadores y exploradores que estudian meticulosamente el lenguaje en que se transmitió el mensaje, debemos considerar esa tara hermenéutica como un milagro de la ciencia semiológica.

Nada es imperecedero en los medios de comunicación
Lo electrónico es tan poco fiable para conservar fotos, textos y cualesquier archivo que no es exagerado afirmar que todos los días se desechan miles de aparatos que ya no funcionan para lograr la comunicación.

 
Y así como te cuento al oído mi verdad y entiendes otras cosas y luego repites lo que dije totalmente distorsionado, así lo que aquí puse en mi “estado” está igualmente condenado a ser tergiversado, malentendido y, sobretodo, a ser ignorado.

 
Y mucho de lo inextricable de mis textos se deben a errores de dedo, dición y faltas de ortografía del propio autor. Es decir, el emisor resulta definitivamente poco fidedigno.
 
Así es la vida.

o hay recursos para interpretarla o escribirla ni en letras, sonidos, gritos, cartelones,multimedia, films y vídeos.  ..Quizás mejor pudiera expresar mis estados de ánimo tocando el piano y va resultando que mi digitación, mi lectura de las partituras y mi técnica requetefalla …

Así es que renuncio a la tarea de comunicar mis senimientos puros…

 



No voy a escribir. Te voy a hablar. Voy a coger este fálico micrófono de oro y allí me desahogaré. Luego, copiaré esos sonidos electrónicos Y los convertiré en líneas alfabéticas gutemberguianas.

Así es que –tú que me conoces– lee en voz alta los renglones y trata de darles el sentido peculiar que doy: SOY.
 
Acércate a mi pronunciación: a las quebradizas inflexiones de mi voX y desinterésate: acepta que el sonido es el sonido, que el hombre es el hombre.
Sí, olvídate de tus ilusiones acerca de cierto orden de ideas, expresiones de sentimientos y toda esa basura  lógica-estética que hemos heredado.
El más alto propósito–¿sabes — es no tener ninguno. Esto lo pone a uno a mano con la naturaleza: ¡así es como trabaja la cabrona!, ¿no?
Y todo lo que hacemos es música.
Donde quiera que vamos hay teatro.
Mi maestro me dijo hoy: Continúa. Sigue haciendo lo que haces. OK!
Continuaré propalando mi ALEGRÍA, OPTIMISMO, SALUD! y REVOLUCIÓN…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: