LA TUMBA VACÍA

 

 

  1. ¡TODOS A LA CONFIRMACIÓN!!

¡SALUD AMIGOS, LES SALUDO CON OPTIMISMO, ENTUSIASMO Y ALEGRÍA!!

 

¡Felices Pascuas! ¡¡DIOS VIVE Y HA DERROTADO POR K.O A LA MUERTE!!

 

 
 

¡Alégrate, María Magdalena! ¡Jesús ha resucitado!

 

Alégrate, centinela romano,

perplejo por el acontecimiento.

Alégrate, María Magdalena,

y anuncia lo que ha ocurrido ¡Ha resucitado!

Alégrate, puerta del sepulcro abierto,

porque ahora está vacío.

 Alégrate Iglesia, porque hoy es tu día,

ahora empieza la hora de tu verdad,

la verdad de tu hora: ¡HA RESUCITADO!

Alegrémonos todos,

 ¡Alegraos los perseguidos,

los ajusticiados, los maltratados!

Jesús, al subir del sepulcro, os trae

un cielo grande para todos.

 ¡Alégrate María!

  Image

Pensabas que Jesús estaba perdido

para siempre, y, ahora el Padre,

nos lo devuelve por toda la eternidad.

Lloraste al pie de la cruz, y hoy

ya no son necesarias lágrimas, sudarios

ni flores para Aquel que la muerte humilló.

 Image

¡Alégrate María!

Y sonríe y canta, danza y reza,

y da gloria y alabanza al Señor.

Si gozaste con Jesús en Belén,

hoy, de nuevo, Dios lo hace renacer.

Si lo tuviste entre tus manos al pie

de la cruz, no tardarás mucho en abrazarlo

transformado… glorificado, resucitado.

 Image

¡Alégrate, María!

Entona con nosotros el Aleluya de la Pascua.

El Aleluya de la Salvación del mundo.

El Aleluya que es la llave de la puerta del mañana.

El Aleluya que es la expresión

de que todo ha ido como Dios quería.

 

¡Alégrate, María!

 

P. Javier Leoz

 

El día de Pentecostés, Pedro dijo a los judíos:Image

«Todo el pueblo de Israel debe reconocer que a ese Jesús que ustedes crucificaron, Dios lo ha hecho Señor y Mesías».

 Image

Al oír estas cosas, todos se conmovieron profundamente, y dijeron a Pedro y a los otros Apóstoles: «Hermanos, ¿qué debemos hacer?»

Pedro les respondió: «Que cada uno de ustedes se convierta y se haga bautizar en el Nombre de Jesucristo para que les sean perdonados los pecados, y así recibirán el don del Espíritu Santo. Porque la promesa ha sido hecha a ustedes y a sus hijos, y a todos aquéllos que están lejos: a cuantos el Señor, nuestro Dios, quiera llamar».

María se había quedado afuera, llorando junto al sepulcro. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados uno a la cabecera y otro a los pies del lugar donde había sido puesto el cuerpo de Jesús. Ellos le dijeron: «Mujer, ¿por qué lloras?»

María respondió: «Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto».

Al decir esto se dio vuelta y vio a Jesús, que estaba allí, pero no lo reconoció.

Jesús le preguntó: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?» Ella, pensando que era el cuidador del huerto, le respondió: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo iré a buscarlo».

Jesús le dijo: «¡María!»

 Image

Ella lo reconoció y le dijo en hebreo: «¡Raboní!», es decir, «¡Maestro!» Jesús le dijo: «No me retengas, porque todavía no he subido al Padre. Ve a decir a mis hermanos: “Subo a mi Padre y Padre de ustedes; a mi Dios y Dios de ustedes”».

María Magdalena fue a anunciar a los discípulos que había visto al Señor y que Él le había dicho esas palabras.

 
 Image
 

Dios ha constituido Señor y Mesías a Jesús de Nazaret. Pedro afirma esta realidad y nos la hace saber con toda certeza. Muchos le rechazaron persiguieron y asesinaron. Pero los culpables son los que históricamente efectuaron ese crimen: Pedro dice: Ustedes lo han crucificado. La responsabilidad pesa sobre todos.

 Image

 
 Image

Dios, a pesar de esta responsabilidad que pesa sobre nosotros, no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva. Preocupados por las consecuencias de nuestra maldad podemos preguntar, tal vez, como aquella gente: ¿Y ahora, qué ?.

 Image

En primer lugar se nos hace un llamado al arrepentimiento, a aceptar que Jesús es Dios. Aquel en cuyo único Nombre podemos salvarnos. Esto nos debe llevar a renunciar a los falsos dioses: el poder y el dinero, sin importarnos si para lograrlos necesitáramos pisotear la dignidad de nuestros hermanos, despojarlos de sus bienes y saquearlos. Este llamado es para todos, sin importar su religión o ateísmo. Dios quiere a todos los hombres y mujeres de todos los tiempos y lugares.

 Image

En seguida se nos pide abrir las puertas de nuestro ser al Redentor para que habite en nosotros. Esto es posible a través del bautizo: nos sumergimos en el Hijo de Dios para participar de su Vida y de su Espíritu, llegando así, junto con Él, a ser hijos de Dios, pues también está en nosotros.

 

Así, serán perdonados nuestros pecados, nos reconciliamos con Dios y somos sus hijos

Finalmente recibiremos el Espíritu Santo, que nos hace criaturas nuevas para no volver ni a traicionar a Cristo, ni a volver a los falsos dioses; entonces seremos testigos fidedignos, tanto por nuestras palabras como por nuestras obras y nuestra vida misma, del Resucitado que nos amó hasta entregarse por nosotros.Image

Esta es la invitación que recibimos para que nuestra fe en Cristo se renueve y no se quede en una fe muerta, sino que manifieste su vitalidad por nuestras buenas obras, a través de las cuales pasemos haciendo el bien a nuestros hermanos.

 Image

¡Lo que logra el amor! Los discípulos sólo vieron el sepulcro vacío y creyeron en la resurrección de Cristo. María Magdalena piensa que se han robado el cadáver de Jesús y permanece llorosa junto a la tumba abierta y vacía. El Apóstol Juan nos hablará de un acontecimiento que, como prueba irrefutable, se convertirá en el testimonio de algo vivido por María Magdalena, que viene a demostrar la mentira sobre el robo del cadáver, difundida por los soldados instigados por los líderes judíos y silenciados por el soborno de los sumos sacerdotes para mentir acerca de la resurrección de Jesús.}

 

María Magdalena contempla a Jesús; no lo reconoce, pues Él ya está glorificado. Ya no es el simple Maestro, sino el Señor de todo lo creado. María reconoce a Jesús cuando éste la llama por su nombre.

 El Cristo resucitado, Señor nuestro, lo contemplamos no por apariencia. En realidad no sabes a ciencia cierta cómo fue; de qué color eran sus ojos, su cabello, su piel; poco sabemos acerca de su figura humana.. Por eso, las manifestaciones de nuestra fe no pueden consistir únicamente en imágenes.

En la Eucaristía la fe nos ha traído no a encontrarnos con la tumba vacía; hemos venido a contemplar a Cristo, a escuchar su palabra, a ser testigos del amor que nos tiene, tan grande, que ha dado la vida por nosotros para que, liberados del pecado vivamos, unidos a Él, como hijos de Dios.

Los que participamos de la celebración Eucarística adquirimos el compromiso de entrar en Comunión de Vida con el Resucitado. Antes debimos arrepentirnos del crimen cometido en el Gólgota, pues todos seguimos siendo responsables.

 

No podemos quedarnos contemplando a la Cruz.. Debemos obedecerlo: “No vengan a la Iglesia a adorarme; primeo haz la paz con tu hermano y reconcíliate con tus enemigos. Hay que amarlo sirviéndolo en nuestros hermanos; Sí hay que ir a decirle a mis hermanos.

 

Contarles con las palabras, con las obras, con la vida misma que Dios es nuestro Padre, y que para subir a Él hay que prodigar el amor comprometido que nos señaló Cristo Jesús, su Hijo y hermano nuestro.Seamos sus testigos alegres, que lleven su gozo por volver al lado de su Padre y no la tristeza ni el sufrimiento, de la Tumba Vacía.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: