From: lapiedravivahabla
Sent: Sunday,   february 27, 2011 3:21 AM
Subject: EL CANADÁ RESGUARDARÁ LA BIBLIOTECA JORGE DENEGRE VAUGHT PEÑA

BIENAVENTURADO EL HOMBRE QUE ES CONSTANTE EN LA SABIDURÍA Y EJERCE LA MISERICORDIA, me dijeron en Ottawa, acerca de mi padre, evocando al Ecleseastés, porque don Jorge fue constante en el estudio, en la cátedra, en la transmisión de los conocimientos con suma generosidad.

Como para consolarnos por el hecho bien sabido de que pretendimos que la biblioteca de Jorge Denegre Vaught se quedara en nuestro país, Thange expuso que más vale que un gobierno honrado cuide y salvaguarde documentos que pueden ser consultados vía internet por todo el mundo que dejarlos en manos de usureros.

El señor Thange, de la Biblioteca Nacional dijo algo importante SOBRE MI ANCESTRO, A SABER QUE LA COLECCIÓN LLEVARÁ SU NOMBRE y no sólo por su enorme magnitud sino para rendir homenaje a un verdadero caballero de la cultura universal. Añadió el muy distinguido representante del Canada Council: él aprendió sin ficción, comunicó sin envidia lo que sabía y jamás encubrió su valor.

Pagó lo justo por cada uno de sus miles de libros. Los libros que escribió , sus meditaciones, publicaciones en su editorial y en la prensa, todo giró siempre alrededor del libro. Su vida entera estuvo impregnada del olor de la tinta, el polvo de los siglos–que el llamaba el pólen de los libros milenarios y hasta se acostumbró a escuchar el ruido que hace la polilla cuando forma sus penetrantes galerías en las páginas de vetusto papel y, entonces, corría a buscar al curador para salvar la obra.


De los libros aprendió la verdadera ciencia de las cosas existentes y a través de ellos conoció la constitución del mundo y las virtudes de los elementos, el principo y el fin de los tiempos y buscó siempre el medio, como buen campechano. Descubrió las mudanzas de las estaciones y las vicisitudes de lo humano, el curso del mundo y la situación de las estrellas, la naturaleza de la vida animal y de la vegetal, la bravura de las fieras, la violencia de los vientos y las inclinaciones, desafectos y amores de los hombre y las mujeres sobre todo el correr de la historia mexicana, desentrañando sus sinrazones y sus recónditos misterios.


Dijo asimismo que yo soy de asccendencia y descendencia canadiense porque procreé tres hijos en ese país que llevan esa nacionalidad no sólo en sus pasaportes sino en sus corazones

y afirmó que habiendo estudiado la licenciatura en Periodismo y la maestría en Literatura Inglesa en tres de sus prestigiadas universidades, en Ottawa, Quebec y Montreal, había tenido la oportunidad de conocer la interesante historia de ese gran país.

El señor Thange concluyó: ”A pesar de sus aventuras y desventuras universitarias, literarias, periodísticas y oficiales para el gobierno mexicano, tanto en el campo de la diplomacia como en el de la difusión de la cultura, su principal labor ha sido la de ser guradián fiel de los miles de libros de todas las épocas que adquirió mi padre y que como celoso guardián no sólo las ha protegido sino organizado, acrecentando, inclusive, sus acervos. También ha custodiado documentos, fotografías, archivos y manuscritos para preservar un extraordinario caudal documental que ahora pretendemos conservar y poner a disposición de los estudiosos canadienses y de todos los países del mundo para comprender la historia del egregio vecino del Sur, del cual hemos estado bastante alejados desde la creació de ambas naciones, lo que ahora intentamos transformar en un magno acercamiento a su historia, a través de esta importantísima biblioteca.”

bibliófilo amigo de los libros , apasionado por los libros es a veces un coleccionistga que junta todas las ediciones del Quijote habidas y por haber o todas las biblias en todos los idiomas en que se haya impreso o los folletos de toda una época ,. Su tarea, con todo y tener sello codicioso del que atesora por atesorar, no es infecunda ya que gracias a su esfuerzo casi siempre a su dinero, puede adquirir rarísimos impresos encviados a veces desde lejanos países o adquiridos en subastas a través de exploraciones en librerías y tiendas de antiuarios.

Para la apetencia del bibliófilo no hay precio que le quite el gusto de una adquisición. Y así se forman las colecciones magníficas que luego, si tienen buena suerte, van a parar a una biblioteca pública y si–cándida viuda o ansiosos herederos–caen en manos de un librero sagaz que mata víbora en viernes en honor de su cuenta bancaria y así contribuyen todos a la dispersión de ventas fragmentarias. Este no es el caso porque Library and Archives of Canada es un proyecto que intenta resguardar virtualmente la memoria de este país y de sus más im portantes vecinos. El proceso de digitalización de sus archivos aun está inconcluso, pero, a cambio de ello, la biblioteca ofrece excelentes exposiciones virtuales: del arte de la ilustración, galería de retratos, galería sobre su mosaico étnico-cultural y sus pueblos originarios, entre otras.

Una respuesta to “”

  1. livingstonvaught Says:

    SÍ TIENE RAZÓN LI. MÁS VALE QUE NEGOCIEMOS CON OTTAWA!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: