MIERDA, MUNDO Y AMOR

El Nobel portugués José Saramago regresó a su pueblo natal, Azinhaga, para rememorar los días de “hambre y frío” de su infancia, y descubrir cuáles son los orígenes del escritor de 84 años.

 

Así yo, hoy, a los 70, quisiera asumir la vida con escepticismo, timidez y melancolía, desde mi tierra natal, Ciudad del Carmen. En la isla no pasé ni frío ni hambre porque no hubo tiempo: recién nacido me llevó hasta la capital, en sus amorosos brazos, mi madre, la hermosa Julia María del Carmen, la de los ojos verdes esmeralda.

En esa isla quisiera que tú y tus hermanos, Conny y Pilar, tu madre, pronto tiren mis cenizas al mar verdinegro. Ya te diré desde qué lugar.

Si allí hubiese crecido; si mi padre no hubiera tenido que salir, desterrado a la ciudad de México, quizás mi vida hubiese sido muy distinta a la pichurrienta que llevé, en medio de la miarda.

Porque Saramago alzó la voz para señalar: “Estamos hundidos en la mierda del mundo y no se puede ser optimista; el que es optimista es estúpido o millonario, y le importa un pepino lo que ocurre a su alrededor.”

Tiene razón. Sólo un idiota puede exclamar que vive con optimismo y alegría.

O bien puede ser como Polyana, creer a huevo que todo está bien, que todo cambiará pronto, mágicamente y que como ya lo anunciaron los mayas, hace siglos, dentro de unos poquitos años habrá un cambio maravilloso, definitivo y fatal. Así lo creen tus hermanos Charruf, ¿verdad?

Estoy inmensamente triste por la falta de amor, de humanismo. Por la crueldad con que tratan a un viejo que sólo prodigó cuidados, ternura, conocimientos, moralidad y todos sus bienes y todo su dinero a sus hijos.

 

Me hablan de que toda mi energía la gasto en berrinches de niño chiquito y de que con mis ojos gastados, expuestos a tres operaciones, debiera ver todo de color de rosa.

No puedo a fortiori ver todo bien cuando lo que a mi derredor es la ingratitud, soberbia, mal agradecimiento y desprecio hacia mí, de tus hermanos. ¿Y tú también Alice?

Ya no están en wonderland. El mundo maravilloso que quise construir alrededor tuyo se derrumbó estrepitosamente cuando comenzaron las mentiras, los ocultamientos, la frecuencia a las mañlas amistades y la desobediencia y la falta de respeto hacia tu progenitor levantaron un dique de incomprensión y nos distanciamos al grado de renunciar a vivir juntos.

Tienes en común con tu hermana Luisa esa experiencia triste, amarga y necesaria, al fin. A ella también le pedí que regresara con su madre cuando empezó a llegar en la madrugada a la casa y opuso resistencia para obedecer mis indicaciones. Sólo que a mi edad, sentí todavía mayor impotencia para gobernarte y educarte debidamente.

Sólo yo sabía, desde hace tiempo, sin conciencia de saberlo, que en los ilegibles folios del destino y en los ciegos meandros del acaso había sido escrito que tendría que volver a Ciudad del Carmen, para acabar de nacer, cuando ya muero. Y que volvería cuando tengo a la hija que mantuve como mi preferida, como mi enemiga, para mostrarle la playa donde deberán salir en una embarcación fúnebre a lanzar mis cenizas al mar. Pero, afrontaré la situación melancólica de intentar la reconstrucción de su niñez, una época que, dice, es la única que importa en la historia de los hombres, pues en ella forja el carácter, filias y fobias de lo que somos después. Fue Teté mi consentida y mucho de lo que es, como tú, me lo debe a mí.

Es vida paralela porque como funcionaria ha llevado a cabo tareas semejantes a las que me dediqué cuando ella crecía bajo mi amparo. Y como dijo, no hace otra cosa ahora, por ti, que lo que hicieron sus padres por ella, cuando estuvo en el desamparo de las rudas jornadas de la separación, del divorcio, de la muerte de la familia.

No todos en nuestras familias son analfabetos, que les inculcaron dolores, desagredicimentos, rencores, odios aunque también le ayudaron a forjar el carácter y el pensamiento que te puede llevar a convertirte en una de las grandes escritoras contemporáneas. Hubo también sabios, generosos, buenos y piadosos seres cerca de ti.

Todos están muertos. Mis abuelos, mis tíos y mis padres no dejaron nada más tangible que recuerdos y obras, algunas de las cuales, como las de tu abuelo Jorge, perdurarán; pero otros estaban condenados a desaparecer. Por eso les pido a ustedes, mis hijas, que recuerden todo lo que han recibido de mí, pues merced a esas memorias los habrán de poner de pie, como si estuvieran vivos, a los ignorantes y a los cultos, a los dadivosos y a los tacaños, a los buenos y a los malos, pues de todo hay en la viña familiar. Están muertos y ustedes les resucitarán. Inclusive, siento cierto temor por esta especie de poder taumatúrgico, mágico, que tienen, porque a lo mejor no son muy justas en sus juicios y recuerdan puros trances aciagos.

No olvides que estoy en cuatro enciclopedias importantes para la historia de México y del mundo. Comenzando por la ENCICLOPEDIA DE MÉXICO y terminando con la Británica, Milenio y diccionario enciclopédico de México, de Mussachio, de por medio. Hay gentes que aún saben de mí, en el Sureste, en el Canadá, en los Estados Unidos, en las universidades , en Mérida, Campeche y medios de comunicación.., y todavía me admiran. No se me olvida fácilmente. Pero allí está mi obra y allí hablo mucho de mí y de ustedes. Ahorita hay tres, cuatro y cinco páginas en la red mundial que están llenas de la vida, los pensamientos, la obra de Lívingston, de sus hijos predilectos: Lívingston, de Luisa Teresa, Alice y demás. Y aunque estoy seguro que te importa un pito ahorita, algún día las buscarás no sólo por curiosidad sino por necesidad:

Etiquetas:

Una respuesta to “MIERDA, MUNDO Y AMOR”

  1. livingston vaught Says:

    UNA CARTA DRAMÁTICA Y ÚNICA A MI QUERIDA HIJA ALIZ. LA PUBLICO9 PORQUE NO HAGO OTRA COAS QUE MOSTRARME, SIEMPRE, AL DESNUDO A QUIEN QUIERA ASOMARSE AL MUNDO GENIAL DEL HOMBRE BLANCO DE LOS MEDIOS DE OMUNICACIÓN EN MÉXICO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: